• Comunidad Karabidrúa en Risaralda formuló Plan de Reubicación 

    La comunidad Emberá Karabidrúa, asentada en el municipio de Balboa, Risaralda, formuló el plan para que 198 indígenas mejoren sus condiciones de vida. 

    Balboa. La Unidad para las Víctimas, en cabeza de su director territorial en el Eje Cafetero, Luis Eduardo Torres Ramírez, adelantó una jornada de trabajo con la comunidad Emberá Chamí Karabidrúa asentada en Balboa, Risaralda, para la construcción del Plan de Reubicación en el territorio. 

    Esto permitirá que los 47 hogares, compuestos por 198 personas, puedan fortalecer sus procesos como comunidad y mejorar sus condiciones de vida en el territorio, tras haber recibido un predio por parte de la Agencia Nacional de Tierras hace cuatro meses. 

    “Cuando nos desplazamos perdimos mucho de nuestro desarrollo en tres aspectos vitales para nuestra etnia, lo cultural, lo material y lo espiritual, tenemos un nuevo comienzo en Balboa y agradecemos a las entidades para que nos ayuden en estos procesos de fortalecimiento”, expresó el líder del resguardo, Lisandro Nacavera. 

    Algunas de las acciones formuladas por la comunidad fueron reconocimiento, constitución y ampliación del resguardo indígena Karabidrúa; apoyo para la construcción del Plan de Vida y sus componentes; capacitación y fortalecimiento en gobierno propio y temas de conflicto armado, para conocer sus derechos como víctimas; proyectos productivos agrícolas, para fortalecer la autonomía alimentaria; mejoramiento de vivienda; creación de políticas públicas y estatutos que favorezcan la comunidad indígena en Balboa, e inclusión de políticas que favorezcan a los Karabidrúa en el Plan de Desarrollo Municipal. 

    “Esta es una transformación que se ha venido dando poco a poco, pero después de cuatro meses uno puede ver cambios sustanciales en la comunidad, tenemos que plasmar todas las acciones de este Plan de Reubicación teniendo como eje angular los derechos colectivos: autonomía y gobierno propio, identidad cultural y territorio, vemos en ustedes un verdadero ejemplo de resiliencia y prosperidad”, expresó Luis Eduardo Torres, director territorial de la Unidad para las Víctimas. 

    Otros derechos colectivos que hicieron parte de la formulación del plan fueron la capacitación en formación de parteras, sobanderos, yerbateros y médicos; fortalecimiento de dotación para la guardia indígena, dotación de insumos para botiquín y primeros auxilios, dotación de mobiliario y tecnológica para la institución educativa, construcción de restaurante escolar, materiales para fortalecimiento de artesanías, montaje de la red para agua potable, alcantarillado, pozos sépticos y recolección de basuras; montaje de cocinas; construcción de un centro de pensamiento y pisos dignos. 

    De la jornada con las y los indígenas en situación de desplazamiento de Mistrató, Pueblo Rico y Valle del Cauca también participaron la Alcaldía de Balboa, representada por su alcalde Jeferson Román, y la personera municipal de la localidad, Julieta Serna. 

    De acuerdo con la viabilidad técnica y financiera de cada una de las entidades del Estado, en una mesa de trabajo convocada por la Alcaldía de Balboa, se determinará que entidad se encargará de solventar cada una de las acciones formuladas y cuáles se podrán llevar a cabo en el corto, mediano y largo plazo. 

     

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *