Religión y política: una relación por dignificar