• Ni privación ni excesos