Los “magos” de la política