Los ‘disparos’ contra Botero