Liberalismo: ¡náufragos en alta mar!