Cuidar el planeta es cuidarnos a nosotros mismos