¿Por qué ellas los prefieren casados?

¿Es cierto que ellas los prefieren casados? ¿O acaso se trata de una leyenda urbana sin un fundamento real? Desde siempre ha existido esta extraña afirmación de que las mujeres prefieren a los hombres casados, ya sea por el ingrediente prohibido, la experiencia o la picardía. ¿En verdad es así?

Una cosa es que existan hombres casados que busquen adrede la intimidad con un segundo frente, una prepago Colombiana, la vecina o quien sea debido al impulso de infidelidad que pudiera existir, pero también está el caso contrario, en donde hay mujeres que se permitan tener citas específicamente con hombres casados. Sin duda es digno de un estudio científico.

Por qué ellas los prefieren casados, indagando el misterio

Una encuesta informal de la plataforma latinoamericana de citas Dulzon.net hecha a sus usuarias femeninas, demostró que existe mucha realidad dentro de esta “leyenda urbana” y las razones fueron muy interesantes.

De acuerdo a los resultados, muchas mujeres solteras afirmaron que buscaban hombres casados porque representaban un atractivo más interesante debido a la experiencia, además que el matrimonio como tal se convertía en una especie de “campo de prueba” en donde demostraban madurez para estar con otras mujeres. 

Y al parecer es una opinión compartida por otros profesionales. 

Un equipo de psicólogos de la Universidad de Texas entrevistó a un grupo de mujeres solteras de ascendencia latinoamericana e hicieron un interesante ejercicio de identificación visual: les mostraron una serie de fotografías de diversos hombres solos o con sus parejas para medir empíricamente por cuáles se sentían atraídas de manera natural.

Los resultados fueron sorprendentes. Más del 50% de las entrevistadas identificó de manera correcta cuáles de los hombres que aparecían eran solteros, pero casi el 95% identificó correctamente a los casados y los prefirió sobre los solteros.

Una reacción biológica heredada

Estos resultados confirmaron antiguas teorías evolutivas que sostienen que la conducta natural de los seres humanos al momento de elegir pareja es una reacción biológica heredada de los tiempos de las cavernas.

De acuerdo a esta teoría, las hembras neandertales preferían la compañía de los machos neandertales debido a que eran hombres con experiencia protegiendo sus hogares, por tanto, se sentían más protegidas con ellos que con machos jóvenes y solteros.

Es aquí donde el “factor seguridad” cobra un sentido muy especial en la actualidad. Obviamente no nos referimos a que los “machos homo sapiens-sapiens” actuales protejan el hogar como si aún vivieran en una cueva, pero sí son una base de seguridad socioeconómicamente hablando.

Tanto la estabilidad financiera como emocional se convierten en un elemento muy importante al momento de tomar en cuenta esta teoría. ¿Pero es ese el único factor para preferir hombres casados?

Confidentes, seguros… y prohibidos

El otro factor que determinó la escogencia de hombres casados es que eran más seguros de sí mismos y que por razones obvias podían guardar mucho mejor los secretos, es decir, eran seguros y confidentes, lo que representa una mezcla interesante.

Al juntar la seguridad financiera con el aspecto de saber guardar secretos y la seguridad que imparten los convierten en hombres muy atractivos para las mujeres solteras, y por lo tanto más “apetecibles”.

El tercer factor que representó una sorpresa en el estudio es lo referente al “fruto prohibido”.

Casi todas las mujeres encuestadas y entrevistadas afirmaron que conquistar hombres casados se convertía en un reto interesante de alcanzar algo vedado o prohibido y que además demostraba que la existencia de un instinto “de cacería o competencia” no era algo exclusivo del sector masculino.

La aventura como evasión

Otros centros universitarios, tanto en Latinoamérica como en Estados Unidos, llegaron a otros resultados que ayudaban a formar una nueva visión de lo que es la búsqueda de objetivos dentro del público femenino.

Una encuesta hecha a más de 180 mujeres en el Estado de Oklahoma determinó que casi el 90% de ellas afirmaba que les apetecía más los hombres casados porque representaban una oportunidad para salir de la rutina.

De acuerdo a ellas, la emoción de estar con hombres solteros no podía equipararse con los casados porque el factor de la experiencia era algo que pesaba mucho, además de que representaba una aventura, un acercamiento a lo furtivo y que eso las emocionaba, no solo a nivel sexual, sino también a nivel personal.

Algo que no representó un misterio para los investigadores fue confirmar que más del 70% de las mujeres no tenían expectativas a largo plazo en una relación de ese tipo. 

De acuerdo a las entrevistas, salir con un hombre casado significaba una batalla perdida (a menos que el factor económico fuera demasiado importante) y que complicarse la vida no era una opción.

Sin embargo, el otro porcentaje de entrevistadas sí defendió una relación a largo plazo con un hombre casado porque consideraban que así como había funcionado con las otras, podía funcionar con ellas y que no tenían miedo de pelear por un hombre que valiera la pena.

¿Existen verdaderas razones de peso?

Cuando se les preguntó cuáles podían ser las razones empíricas para escoger hombres casados, las entrevistadas ofrecieron una serie de razones para arriesgarse a intimar con hombres casados:

  • El “Fast Love”

A diferencia de otras épocas en el pasado reciente, el porcentaje de mujeres profesionales y capacitadas es cada vez mayor en la actualidad, lo que les permite ser mucho más independientes que lo que fueron sus madres y abuelas y por lo tanto no se ven obligadas a recurrir a una relación para surgir en la vida.

Esta independencia socioeconómica se traduce en un nivel de audacia mucho mayor que las llega a experimentar con el amor casual y sin compromisos. Este “fast love” se convierte en un refugio para una intimidad con experiencia sexual asegurada y con régimen de caducidad incluida.

  • Proyectan al hombre que desean

Decidido, experimentado, confiable, solvente, discreto y seguro. Esta es la serie de virtudes que la mayoría de las mujeres solteras buscan en los hombres y que de acuerdo a sus criterios solo lo encuentran entre los hombres casados en lugar de inexpertos solteros.

  • Razones psicológicas

Otra de las razones más interesantes que expusieron estos estudios y encuestas es el hecho de que un hombre casado representa una figura masculina de autoridad.

Este tipo de razones implica que existe un trauma que viene de la niñez, ya sea porque estas mujeres perdieron a sus padres a una edad muy joven o porque sienten que les falta esa figura fuerte que las ayude a impulsarse y a superarse. Esto explicaría por qué buscan hombres casados y a la vez en edad madura.

Dentro de las razones psicológicas también aparece la baja autoestima producto de una inseguridad ante la incertidumbre de relacionarse con hombres solteros e inexperimentados prefiriendo, en cambio, depositar si confianza en un hombre al que consideren superior y que les dará aquellos que sienten que les hace falta y que no se ven capaces de lograr por sí mismas.

  • La dependencia de la “adrenalina”

La emoción de lo furtivo, de lo clandestino y de lo prohibido se convierte en una atracción insuperable e incrementa el nivel de excitación, lo que se traduce en una “dependencia de adrenalina” que se alivia estando con un hombre “vedado” y “prohibido”.

Definitivamente queda en el pasado esa imagen de la mujer débil que acepta ser amante como vía para aliviar su propia crisis existencial, hoy se trata de féminas independientes que toman sus decisiones basadas en razones, para ellas bastante lógicas.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *