• Perjuicios económicos por candidatos ‘desaparecidos’

    54-aviensa 01Por: ÁLVARO RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ /

    Mientras el vértigo político seguía viajando por Risaralda, muchos candidatos a los concejos, alcaldías y a la Asamblea, vieron debilitadas sus arcas por la súbita desaparición de tres candidatos (dos de ellos por firmas).

    La publicidad con estos aspirantes – de manera especial Luis Enrique y Germán Aguirre, se quedaron colgadas esperando una mejor vida: ya que debieron ser confinadas al ostracismo al desaparecer sus nombres del concierto electoral.

    Otra campaña que desapareció por arte de magia fue la de irma Noreña. Los tres “difuntos” candidatos habían prometido ir hasta el final del proceso pero hoy apenas guardan un recuerdo en periódicos y ventanas de muchos hogares.

    Vallas, pendones, microperforados, afiches, tarjetas personales, comenzaron a ser bajados de manera tenue por el desconcierto creado en esas carpas políticas.

    PÉRDIDA EN PLATA
    A ello se suma la pérdida en plata y logística cuando vallas fueron bajadas y en muchas imprentas y tipografías,  tuvieron que parar trabajos en marcha y con fuertes recursos anticipados para darle paso a la penumbra. Ya sus rostros sonrientes en uno de ellos y serio y mirando al infinito, en otro, crearon zozobra electoral en múltiples campañas.

    A ello se suma la alta dosis de vallas que comenzaron a ser bajadas para dar paso a candidatos que nunca se imaginaron que de rebote, fueran depositarios de espacios que nunca esperaron y que hoy los hacen buscar nuevos dineros para saldar los perjuicios causados.

    BALANCE
    Muchos compungidos candidatos maldecían hoy a viva voz, la suerte de dichas candidaturas pero de manera especial los estragos ante la imposibilidad de saldar el daño ya que es imposible apartar dichas candidaturas.

    GIRAR
    Otras campañas hoy, tendrán que girar recursos para enmendar el vacío creado: otros rostros sonrientes aparecerán en campañas con nuevo decorado y socios extra que irrumpieron en la liga electoral.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *