Ignorancia emocional

Uriel Escobar Barrios / Opinador

La inteligencia emocional es un concepto que ha tomado una gran relevancia en los últimos años. Investigadores del comportamiento humano y del desarrollo social lo han usado para explicar las motivaciones, la conducta y las interacciones del individuo consigo mismo y con el grupo social al cual pertenece. Los psicólogos Peter Salovey y John Mayer lo implementaron en la década de 1990, pero su gran reconocimiento en la literatura psicológica fue catapultado con la publicación del libro La inteligencia emocional, del psicólogo y escritor estadounidense Daniel Goleman. La inteligencia emocional, IE, en términos generales, es la capacidad que tiene una persona para percibir sus propias emociones y, de igual forma, reconocerlas en los semejantes; además, las puede comprender y regular para ponerlas al servicio de unas relaciones sociales adecuadas en el marco de una convivencia en armonía. Esta habilidad, que puede ser aprendida por el individuo, se puede observar en  lo que sucede en una región o un país.

En ese contexto, la IE se utiliza como un indicador del grado de salud mental de una persona y también de la sociedad. Un interrogante que me he planteado en los últimos días como consecuencia de la guerra fratricida con infinidad de muertos, desplazados y destrucción de la estructura económica de todo un país, como está sucediendo en la invasión rusa a Ucrania, es el siguiente: ¿cómo se puede analizar desde la óptica de la inteligencia emocional el comportamiento de todos los que se han involucrado en este conflicto que tiene profundas repercusiones a nivel global?  Asimismo, ¿cómo se puede explicar el ambiente de pugnacidad, de insultos, ultrajes y violencia que se vive en Colombia en esta época en que se avecina la elección del presidente de la República en segunda vuelta? ¿Cómo se cataloga la IE de una persona que mata a otra por defender a un país o la de una que insulta a quien profesa una posición ideológica distinta a la suya?

Este tipo de comportamientos se consideran como ignorancia emocional; se caracteriza por una serie de actitudes contrarias al diálogo, al reconocimiento de la diferencia, al respeto por el otro. Las personas catalogadas en esta categoría son impulsivas, tienen baja autoestima -por lo cual se comparan con las demás-, creen tener siempre la razón y lo que ellas o su grupo piensan se constituye en dogmas de fe o en evangelio, y quienes se atreven a contradecirlas son presas de agravios o ataques tanto hacia ellos como hacia el grupo al cual pertenecen. Quien mejor define a estas personas es el filósofo griego Aristóteles con la afirmación: “El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona”. La ignorancia emocional se encuentra enquistada en el pensar y actuar de muchas personas en la civilización actual, y ellas son un palo en la rueda que trunca el único camino que puede tener la sociedad para su realización plena: el reconocimiento y respeto de la dignidad de todos los seres humanos. Los ignorantes emocionales pululan con sus dogmas en la sociedad colombiana y mundial. www.urielescobar.com.co

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.