• Familia de monja colombiana secuestrada en Mali espera pronta liberación

    Edgar Narváez, uno de los hermanos de la monja colombiana Gloria Cecilia Narváez Argoty, secuestrada en 2017 por un grupo yihadista del norte de Mali, dijo este viernes a Efe que la familia espera que la religiosa sea liberada en los próximos días.

    “Desafortunadamente solo liberaron a cuatro rehenes que tenían secuestrados y la hermana no apareció por ningún lado”, dijo a Efe Narváez por teléfono desde Pasto, capital del departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador.

    El político maliense Soumaila Cissé, la trabajadora humanitaria francesa Sophie Petronin, el misionero italiano Pier Luigi Maccalli y su compatriota Nicola Chiacchio fueron dejados en libertad el jueves en un canje de rehenes que incluyó la liberación de algo más de 200 yihadistas de cárceles de Mali.

    “Ella no hizo parte del grupo de liberados por los yihadistas pero no perdemos la esperanza de que eso pueda ocurrir en las próximas horas o días”, dijo Narváez quien recordó que su mamá, Rosita Argoty, falleció en Pasto el pasado 21 de septiembre a la edad de 87 años.

    “Ella siempre esperó el regreso de nuestra hermana pero no se dio. Ojalá, Dios quiera y se dé el milagro, ya que no se pudo cuando nuestra madre estaba viva, ojalá ella nos ayude y nos ilumine”, apostilló Narváez.

    Añadió que lo más seguro es que la monja no se haya enterado todavía del fallecimiento de su mamá y por eso “necesitamos que la liberen”.

    Por otra parte, le pidió al Gobierno colombiano “hacer las gestiones” para que su hermana pueda recuperar la libertad y recordó que la última prueba de vida que conocen sus familiares es el video dado a conocer a comienzos de 2018 en el que la religiosa solicita la intervención del papa Francisco.

    “De resto no tenemos nada más. No sabemos nada”, puntualizó Narváez que, además, dijo que “ella lleva casi 20 años en África dedicada a apoyar niños y jóvenes pobres”.

    La religiosa de 57 años fue secuestrada el 7 de febrero de 2017 en Karangasso, en el suroeste de Mali, en las zonas fronterizas con Costa de Marfil y Burkina Faso.

    La hermana Gloria Cecilia, de la Congregación Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, realizaba su labor humanitaria y de evangelización en el continente africano en Benín y posteriormente en Mali.

    En diciembre de 2018 el grupo yihadista Nusrat al Islam wal Muslimin (Grupo de apoyo al islam y a los musulmanes), activo en la región del Sahel y aliado con Al Qaeda, publicó el nombre de cinco rehenes que tenía secuestrados, entre ellos la monja colombiana.

    En Mali actúan distintos grupos yihadistas que tienen entre sus blancos al ejército regular y las fuerzas de la misión de la ONU (Minusma), y que recurren a secuestros para obtener fondos o liberaciones de sus miembros encarcelados.

    Fuente / EFE.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *