• El terremoto en Haití deja más de 1.400 muertos y 6.900 heridos

    Tras el segundo día de búsquedas, la Agencia de Protección Civil de Haití aumentó este lunes el número de víctimas mortales por el sismo a 1.419. Además, reportó 6.900 personas heridas. Los hospitales se encuentran colapsados por personas que buscan asistencia médica y las labores de rescate se intensifican frente a la eventual llegada de la tormenta Grece al territorio.

    Las cifras de víctimas mortales siguen en aumento en Haití. El terremoto de magnitud 7,2 que azotó la isla el sábado dejó más de 1.400 muertos y cerca de 7.000 heridos, aunque con el paso de los días estas cifras podrían aumentar. La tragedia llega 11 años después de otro terremoto que dejó devastado al país.

    Las autoridades también cuantifican en 37.312 en número de viviendas que quedaron destruidas. La región más afectada fue el suroeste del país, en especial la ciudad de Les Cayes, que alberga a 100.000 habitantes, donde los rescatistas continúan con las labores de búsqueda ayudados por excavadoras.

    El primer ministro, Ariel Henry, visitó el lugar y elogió las labores de sus residentes. «Están afectados, pero son resistentes. Luchan por sobrevivir», afirmó el mandatario.

    Sin embargo, los hospitales no dan abasto y no tienen la indumentaria necesaria. «Básicamente, necesitan todo», dijo el Dr. Inobert Pierre, pediatra de la organización sin fines de lucro Health Equity International. Y agregó: «Muchos de los pacientes tienen heridas abiertas y han estado expuestos a elementos no tan limpios».

    Otra ciudad fuertemente tocada es Jeremie, en donde la falta de hospitales ha llevado a que los médicos intenten atender a las personas afectadas en colchones o camillas debajo de los árboles de las carreteras. Según le dijo el director de la Agencia de Protección Civil, Jerry Chandler, a Reuters: «Hay instalaciones muy importantes que son disfuncionales mientras hablamos y las que son funcionales están recibiendo un desbordamiento de pacientes».

    El panorama a nivel nacional no es más reconfortante. Escuelas, hospitales, iglesias y locales se desplomaron o quedaron gravemente dañados.

    Además, las cifras pueden crecer debido a que aún no se ha podido entrar a zonas de difícil acceso. Según comunicó Alix Percinthe, coordinador de campo de ActionAid Haití: “En algunas aldeas, vi que la mayoría de las casas estaban destruidas o dañadas. Estas son comunidades pobres que ya eran vulnerables”.

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *