El presupuesto municipal de Dosquebradas

El presupuesto de un municipio es la carta de navegación o herramienta financiera y económica de suma importancia para el logro de las metas señaladas en su Plan de Desarrollo al que, constitucionalmente, debe estar totalmente ligado.

Por lo tanto es un instrumento clave para la gestión pública al que la ciudadanía debe hacerle seguimiento desde su planificación, programación y aprobación hasta su control, seguimiento y evaluación para determinar la eficiencia y eficacia de los servidores públicos. Es, además de un derecho, una obligación ciudadana, pues se trata nada menos que del dinero que pagamos en la enorme cantidad de impuestos que caracteriza a nuestro Estado alcabalero.

El presupuesto, en palabras sencillas, prevé los ingresos y egresos que se ocasionen durante su año de vigencia (enero-diciembre). No se podrá realizar ningún gasto que no esté previsto en él. Sirve, además, para determinar conjuntamente con su población, la categoría en la que se clasifica el municipio, conforme lo determina la ley 617 de 2000:

“Primera categoría. Todos aquellos distritos o municipios con población comprendida entre cien mil uno (100.001) y quinientos mil (500.000) habitantes y cuyos ingresos corrientes de libre destinación anuales sean superiores a cien mil (100.000) y hasta de cuatrocientos mil (400.000) salarios mínimos legales mensuales.  

Segunda categoría. Todos aquellos distritos o municipios con población comprendida entre cincuenta mil uno (50.001) y cien mil (100.000) habitantes y cuyos ingresos corrientes de libre destinación anuales sean superiores a cincuenta mil (50.000) y hasta de cien mil (100.000) salarios mínimos legales mensuales.” (Negrillas fuera del texto original)

Para los anteriores efectos, la Contraloría General de la República en noviembre de cada año debe certificar el monto de los ingresos corrientes de libre destinación del Municipio.

El sistema presupuestal municipal consiste en: a) Marco fiscal de mediano plazo; b) Plan financiero; c) Plan Operativo Anual de Inversiones; y d) Presupuesto anual.

Y debe basarse en los siguientes principios: 1) Planificación; 2) Anualidad; 3) Universalidad; 4) Programación integral; 5) Unidad de caja; 6) Especialización; 7) Coherencia macroeconómica; 8) Homeostasis -equilibrio- presupuestal; 9) Unidad presupuestal; y 10) Inembargabildad.

En este último periodo de sesiones el Concejo deberá estudiar y aprobar el presupuesto para 2019. Por tal razón aspiro a que los lectores analicen el presupuesto vigente para este año (2018), como punto de referencia del nuevo. La siguiente es la financiación de dicho presupuesto:

Pobrísima la participación de “recursos propios” en la conformación del presupuesto. Dependemos fundamentalmente del S.G.P., convenios y ¿otras transferencias?

Ahora veamos cómo se aprobó invertir y gastar esos ingresos por un monto de $272.266.951.124:

Entre ingresos y egresos encontramos una diferencia de $10.000, insignificante por cierto respecto del monto total, pero inadmisible en un proceso de extremo cuidado como es un presupuesto.

Ahora veamos cómo se desglosa lo relacionado con las transferencias a órganos de control:

Resulta bastante preocupante que a la Contraloría se le haya asignado tan pocos recursos, cuando tiene una misión fundamental en el campo fiscal. A la Personería se le asignó el 73,42 % ($619.397.918) más que a la Contraloría. En consecuencia, la Personería deberá informar a la ciudadanía cómo usó esos $1.463 millones, porque creemos que no se hayan gastado sólo en tutelas.

A continuación las transferencias a entidades descentralizadas:

Salvo que haya una creíble explicación, resulta alarmante que el IDM gaste en funcionamiento el 62 % de su presupuesto y, apenas, el 38 % en inversión. ¿Exceso de burocracia? Y si el plan de Movilidad y Conectividad lo va a desarrollar dicho Instituto ¿por qué no se le asignó en su presupuesto los $47 mil millones del empréstito programado para las obras proyectadas por valorización? ¿Qué ha sucedido con los $50 mil millones que Autopistas del Café S.A. debe invertir en Dosquebradas para construir los deprimidos en Makro y Postobón? Esos dineros provienen de los excedentes recaudados por peajes, cuyo monto asciende a más de $200 mil millones. Ese dinero ¿va ingresar al erario municipal o lo va a manejar directamente dicha voraz Concesionaria? Pregunto porque ello hay que tenerlo en cuenta en el nuevo presupuesto. Estaré vigilante sobre el particular.

El ponente del Proyecto de Acuerdo del presupuesto para 2019, el concejal Carlos Alberto Velásquez, recién anunció que será aforado en $259.293.962.591, esto es, en $12.972.978.533 menos que en este año. Esto significa que entre los anhelos y las realidades municipales para recobrar la primera categoría son, como dice la canción, “cada día más grande”, lo que significa que no mejoraran sustancialmente los salarios del Alcalde, Personero y Contralor entre otros servidores públicos, como tampoco los honorarios por sesión de los señores Concejales.

Correo electrónico: ferpis7@hotmail.com                                Dosquebradas, noviembre 11 de 2018.