• El Papa Francisco salió bien de la cirugía, no hubo complicaciones

    Una cirugía de tres horas que «se llevó a cabo sin complicaciones», eso indica el comunicado que llega a las 18.28 (hora de Roma) desde la sala de prensa vaticana y que trae cierto alivio sobre la salud del papa Francisco.


    Fuente – ANSA / Luego llegaron las palabras tranquilizadoras del médico cirujano Sergio Alfieri, quien operó al Sumo Pontífice: «El Santo Padre está bien, está despierto y alerta.

    Ya ha bromeado» y preguntó «¿cuándo la tercera?». Porque hoy era la segunda vez que lo operaba el médico en el hospital Gemelli.

    Jorge Bergoglio, tras el curso quirúrgico de convalecencia, que normalmente es de cinco a siete días para este tipo de operaciones, pero en su caso habrá que ver porque tiene 86 años, «volverá a hacer vida normal», incluso a viajar según lo planeado. Alfieri aclara contundente: «El Papa no tiene otras enfermedades».

    Esta mañana Francisco había acudido al Policlínico Gemelli para someterse a una laparotomía y una cirugía plástica de la pared abdominal con prótesis bajo anestesia general. En términos técnicos, en el diagnóstico de los médicos se hablaba de una hernia incisional encarcelada, una hernia en el abdomen que provoca un dolor insoportable y sobre todo puede provocar una obstrucción intestinal.

    Por la mañana el Papa había celebrado una audiencia general ordinaria en la Plaza de San Pedro. Habló de Santa Teresina y saludó a los grupos presentes. «Estaba bromeando y sonriendo», decían allegados a Francisco que, comentando su próxima hospitalización con sus más cercanos colaboradores, de camino al hospital, habría llegado a hacer una broma: «Son problemas de viejos». Luego a las 11.20 la llegó en un auto on la placa 500 SCV al hospital universitario Gemelli donde fue intervenido y, después de tres horas de operación, trasladado al departamento en el décimo piso.

    Ayer el Papa había acudido directamente a Gemelli para unos controles de los que habría surgido la urgencia de esta intervención, presumiblemente a partir de una tomografía computarizada. Es cierto que Francisco ha vuelto a estar sereno y sonriente esta mañana, pero muchos, en los últimos días, lo han visto perturbado y muy dolorido. Habrían sido precisamente estos dolores insoportables en el abdomen los que lo convencieron de someterse a la operación.

    Además del equipo del profesor Alfieri, junto al Papa estaba el fiel enfermero Massimiliano Strapppetti, el ángel de la guarda a quien el Papa ha confiado desde hace tiempo su salud. Son 86 años los del Papa, bien llevados y con mucha energía. Sin embargo, la salud es frágil como siempre lo es en una persona de su edad. Por eso hubo gran preocupación en el mundo y en su entorno, empezando por la del presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella quien le deseó «una tranquila convalecencia y una pronta y completa recuperación».

    El cardenal secretario de Estado Pietro Parolin, antes de su discurso, había dicho a los periodistas: «Lo seguimos de cerca con nuestro afecto y con nuestras oraciones». Y si la estancia en el hospital no puede ser corta «aunque sea desde una cama de hospital, retomará el ejercicio de su ministerio.

    Entonces si hay cosas urgentes que hay que decidir, se las llevarán al hospital Gemelli», aclaró luego.

    Todas las audiencias han sido suspendidas hasta el 18 de junio por precaución, aunque es concebible que celebre el rezo del Angelus el domingo 11 de junio desde el balcón del décimo piso del Gemelli, que el Papa Wojtyla había rebautizado como «Tercer Vaticano»- Las actividades previstas para después del 18 de junio siguen en pie. Se han anunciado (y actualmente están confirmados) dos viajes al extranjero en agosto: a Portugal y a Mongolia.

    Vale señalar que, por primera vez en este pontificado, el Vaticano ha optado por comunicar de manera oportuna y puntual lo que el Papa está afrontando en el hospital, también con un boletín en directo en Vatican News. Para la cirugía de colon en 2021 se dio información oficial con cuentagotas, y para la cirugía de cataratas, en 2019, nunca hubo una comunicación oficial. Por último, en marzo de este año, la hospitalización de emergencia por bronquitis se clasificó inicialmente como «controles programados».

    Compartelo

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *