El camino del alcalde Juan Pablo Gallo por la Comuna San Joaquín

Juan Pablo en San JoaquínLo recibieron con sendas pancartas de agradecimiento, porque no era una figura extraña para ellos, la que se tomaba las calles de los barrios Leningrado III, Guayacán, Los Girasoles y la Ciudadela Comfamiliar, anunciando más cámaras de seguridad, las zonas Wifi, y la Nueva Universidad para el sector de Cuba; sin embargo Clementina Pérez, si se sorprendió que el Alcalde Juan Pablo Gallo Maya, subiera hasta el segundo piso de su residencia, para contarle los beneficios de la jornada escolar única.

Aparecieron entonces, algunas gotas de lluvia, que no impidieron el desarrollo del recorrido por la Comuna San Joaquín, y fue entonces en Billares «El Edén», donde el mandatario, conversó en forma animada con tres jóvenes quienes jugaban su «chico» a tres bandas, y los animó para que se inscribieran en las carreras de tecnología industrial  e ingeniería  de sistemas, y de las que podrían disponer muy cerca de sus hogares.

Luego, el sabor de la vida de barrio despertó, en el improvisado asadero de Doña Amanda Romero, quien mientras escuchaba las explicaciones del Alcalde, lo sorprendió  entregándole de forma espontánea una «suculenta arepa» embadurnada de mantequilla, que  él devoró entre risas y palabras de aliento, hacia la propietaria del recursivo negocio.

Más adelante,  varios líderes  le insistieron al mandatario de la necesidad de un parque, o un pequeño escenario deportivo para el disfrute de la comunidad, y  que él prometió revisar  con presupuestos en mano de la Secretaría de Infraestructura, para estudiar esa posibilidad.

También le solicitaron la poda de algunos árboles y la instalación de luminarias, para mejorar la seguridad en el sector.

Dos horas después de iniciado el recorrido, el Alcalde Juan Pablo Gallo y su equipo de gobierno, establecieron una pausa en la mini-cancha de tejo, que forma parte de la diversión cotidiana del barrio, y en la que esta tatuada en la pared del fondo la emblemática camiseta del Deportivo Pereira del alma.

«Yo pensé que no iba a entrar aquí, éste es un detalle muy bonito que el Alcalde converse con nosotros, que tipo tan sencillo es, y que bueno que nos explique cómo nos está gobernando», dice Carlos Osorio propietario del establecimiento.

Al final del recorrido se topa con Mónica Ramírez  en su casa y ella expresa: «Hace 20 años no lo veía personalmente, yo estaba en grado once y él fue al Colegio Femenino, donde yo estudiaba, a promocionar su candidatura como personero estudiantil, y verlo ahora como Alcalde, entregado a la comunidad, viendo nuestras dificultades, y solucionando  la problemática de nuestros barrios, es indiscutible ahora, su liderazgo de ciudad».

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *