Eduardo Géchem se posesionó como senador y reemplaza a Soto

GechemLA NACIÓN / En un acto oficial realizado la tarde de este miércoles 19 de abril, el huilense Jorge Eduardo Géchem Turbay asumió sus funciones como Senador de la República, luego de la muerte política decretada por Consejo de Estado al congresista de Risaralda, Carlos Enrique Soto Jaramillo.

De esta manera el político opita recuperó su curul que perdió en las elecciones del 2014, donde quedó por fuera del Congreso por una mínima diferencia en las urnas.

Géchem Turbay viajó en las últimas horas a la capital del país para posesionarse a las 3:00 de la tarde, en donde se realizó todo el protocolo para retomar sus funciones como congresista que venía ejerciendo antes del 2014.

Volvió a la arena política

A pesar de haber perdido todas las batallas jurídicas para revalidar su elección, el Consejo de Estado terminó finalmente devolviéndole la credencial que perdió por 72 votos el 9 de marzo de 2014.

En los días siguientes, durante el conteo de los votos, la disputa se centró por las tres últimas casillas. Al final, pese a las anomalías que Géchem denunció, la balota electoral se inclinó en favor de Soto.  Manuel Guillermo Mora obtuvo 46.283 votos, asegurando la penúltima curul.

El último escaño se disputaba entre Soto y Géchem. Al finalizar el cuestionado escrutinio, Soto obtuvo su credencial por 45.852 votos. La votación de Géchem fue de 45.780 sufragios, quedando por fuera de la lista de elegidos. Sin embargo, ayer, la credencial de Soto fue invalidada por una demanda que formularon el 22 de enero de 2015, Pablo Bustos, director de la Red de Veedurías; Carlos Alfredo Crosthwite Ferro y Daniel Silva Orrego.

La salvación
Después de haberse aplazado en varias oportunidades la audiencia de única instancia, el Consejo de Estado le despejó el camino al dirigente opita para regresar al Congreso.

El alto tribunal decretó por una amplia mayoría la pérdida de investidura del senador paisa Carlos Enrique Soto Jaramillo, con quien se disputaba la última silla en la lista del Partido de La U.

Soto Jaramillo, de 63 años, incurrió en una indebida destinación de recursos públicos y tráfico de influencias que le costó no solo la curul sino su carrera política.

El fallo fue aprobado ayer por la plenaria de la corporación por 16 votos contra cuatro. El magistrado huilense Alberto Yepes Barreiro, quien anticipadamente se declaró impedido, no votó en razón a una licencia que le autorizaron para ser miembro de la misión electoral, encargada de proponer la nueva reforma política.

Según el magistrado de la Sección Segunda, Rafael Francisco Suárez Vargas, quien instruyó el proceso, Juan David Giraldo Saldarriaga, uno de los asesores, quien además era hijo de su compañera, recibió completo sus salarios sin haber laborado. El otro era Álvaro Moreno.

Indelicadezas

En el curso del proceso se comprobó que en junio del 2012 Giraldo Saldarriaga recibió su sueldo completo, pese a que en esa época se ausentó varios días, por haber viajado a Panamá. Lo mismo ocurrió en noviembre del 2013, cuando estuvo en Toronto (Canadá).

Sin embargo, el congresista certificó que el joven estudiante había laborado los 30 días del mes. Esa certificación indebida le costó la curul y la muerte política.

El asesor aceptó su responsabilidad y devolvió el dinero que le cancelaron sin haberlos laborado. No obstante, la Sala Plena determinó que, con su conducta, el congresista hizo que se le reconociera a su subalterno el pago de un dinero al que no tenía derecho, por lo que se configura una destinación indebida de recursos públicos.

En el proceso quedó demostrado que su hijastro estudiaba dos carreras en jornada diurna, mientras laboraba en la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL). Ese parentesco por el cual fue denunciado quedó como otro indicio de la conducta irregular.

El congresista de Marinilla (Antioquia) forjó su carrera política en Pereira donde fue elegido concejal, diputado y luego representante a la Cámara. Las indelicadezas en la que incurrió echaron por la borda los 30 años de vida política que forjó en el eje cafetero.

En cambio, el exsenador Géchem, quien se ‘quemó’ por 72 votos, retornará al Senado, de carambola, luego de haber perdido en el Consejo de Estado una dura batalla jurídica, por graves irregularidades a la hora de contar los votos.

Fuente / La Nación.

Compartelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *