Pereira - Risaralda - Colombia - 2018 /

INTOLERANCIA

URIEL ESCOBAR BARRIOS

En 2017, hasta el 31 de enero de 2018, en Colombia fueron asesinados 101 líderes sociales, según un informe entregado por la Fiscalía General de la Nación; el 8 de febrero del presente año, Aida Abella, presidente de la UP, fue atacada verbalmente en Medellín mientras recorría la ciudad haciendo campaña por sus candidatos; el partido político Farc decidió suspender las giras a nivel nacional porque su candidato a la Presidencia, Rodrigo Londoño, fue agredido verbal y físicamente en Bogotá, Cali, Armenia y Buga; la semana pasada, el candidato al congreso Miguel Matus por el Centro Democrático suspendió su gira por Arauca por amenazas contra su vida; por esos mismos días, Álvaro Uribe fue insultado en Boyacá, donde lo tildaron de paramilitar.

Estos son apenas algunos hechos que muestran de cuerpo entero la situación que está viviendo Colombia: el odio, la intolerancia, la no aceptación de la diferencia… De lejos, este es el mayor problema que estamos afrontando como Nación. Sin embargo, no es posible construir una sociedad democrática donde primen valores esenciales como la tolerancia, la libertad, el respeto a la diferencia, si continuamos en esta lucha fratricida que carcome lo más profundo del alma nacional. Y esto que expongo no es algo de poca monta; por el contrario: si no transitamos los caminos de la civilidad, que se caracterizan por los valores ya expuestos, no podremos lograr un auténtico desarrollo social.

Todos los colombianos, sin ningún tipo de excepción, debemos contribuir para que este tipo de situaciones no se perpetúen; solo nosotros desde, lo individual, podemos contribuir para que ello no siga sucediendo. Comencemos por lo más simple: la pareja, los hijos, los padres, el grupo de amigos… No seamos difusores de la discordia; más bien convirtámonos en un mensajero del respeto y el trato afectuoso hacia nuestros semejantes, independientemente de la posición ideológica que aquellos profesen; no propaguemos en redes sociales mensajes intolerantes; no promovamos chistes de mal gusto, donde se atente contra la dignidad del ser humano. Recordemos que todos los colombianos tenemos derecho a la vida, a la libre expresión de nuestras ideas. Esa es la democracia verdadera, basada en la civilidad y en la consciencia de desarrollo de nuestro amado país.

www.urielescobar.net  

@urielescobarb  

Uriel Escobar Barrios